GAMERS: DE PASATIEMPO A DEPORTE MILLONARIO

Convertirse en millonario jugando a videojuegos ya no es únicamente el sueño de muchos niños (y no tan niños), pues en los últimos años algunos de estos aficionados han logrado transformarse en auténticos profesionales de los videojuegos. Algunos de estos “gamers” profesionales ganan enormes cantidades de dinero por hacer lo que más les gusta, y su popularidad en estos círculos es equiparable, por ejemplo, a la de los célebres jugadores de fútbol.

GAMERS
La industria del videojuego se ha convertido en una multimillonaria en la que los creadores de dichos productos logran amasar enormes sumas de dinero, según una lista elaborada por la conocida revista Forbes. Sin embargo, también hay algunos jugadores que, gracias a su talento y a muchas horas frente a la pantalla del ordenador, se han convertido en auténticas estrellas del género y han logrado desarrollar carreras muy lucrativas en este campo. Pero, ¿cómo es posible enriquecerse jugando a los videojuegos? La respuesta es fácil, simplemente jugando y siendo muy bueno en ello.

Aunque a una menor escala en términos económicos, los jugadores profesionales de videojuegos son equiparables a los deportistas como los boxeadores Floyd Mayweather y Manny Pacquiao o los futbolistas Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, todos ellos considerados los atletas mejor pagados del mundo.

Aunque cada vez existen más mujeres usuarias de videojuegos, e incluso en ciertos rangos de edad estas superan a los hombres en el consumo de videojuegos, tal y como apunta la Unión Internacional de Telecomunicaciones, lo cierto es que los “gamers” más famosos y ricos del mundo son hombres.

Entre los jugadores de videojuegos profesionales más famosos del mundo se sitúan Lee Jae Dong, un jugador sur-coreano de StarCraft, que ha logrado ganar más de 500.000 dólares en diferentes torneos. Junto a él se encuentran el también sur-coreano Jang Min Chul, quien también ha acumulado más de medio millón de dólares en campeonatos de videojuegos, ambos jugadores expertos en el videojuego StarCraft.

Junto a los sur-coreanos, en los primeros puestos de la lista se sitúan los ucranianos Oleksandr Dashkevych y Danil Ishutin, el estadounidense Johnathan Wendel, y el estonio Clement Ivanov, entre muchos otros.

Las ganancias de estos “gamers” profesionales provienen fundamentalmente de las mismas fuentes que en el caso de boxeadores y futbolistas: su participación en torneos y los sponsors. Algunos torneos de videojuegos cuentan con una bolsa de premios cercana a los 20 millones de dólares, a repartir entre los ganadores de las diferentes competiciones.

Los campeonatos de videojuegos tienen mucho más en común de lo que a priori puede parecer con competiciones deportivas mundialmente conocidas, como puede ser la Superbowl o la final de un mundial de fútbol. Tal y como ocurre en los eventos deportivos más populares, en la mayor parte de los torneos de videojuegos existe la posibilidad de seguir en vivo el juego, y no son pocos los aficionados que se decantan por ello, bien sea a través de internet o en vivo en el recinto en el que se encuentran los participantes, siendo esta última una opción muy codiciada.

El campeonato del mundo del videojuego League of Legends del pasado año registró más de 360 millones de horas de competición vistas por más de treinta millones de seguidores de todo el mundo, el doble de horas de las contabilizadas el año anterior, lo que pone de manifiesto el auge de este tipo de eventos.

Del mismo modo que ocurre con las grandes citas deportivas, existen quedadas para seguir las competiciones por televisión en directo y grandes marcas se encargan de patrocinar a los jugadores más destacados.

Como en el fútbol, el boxeo, o el baloncesto, también en las competiciones de videojuegos existen favoritos, y muchos aficionados incluso apuestan sobre qué equipos ganarán los torneos en páginas web como Betsson, que tiene una sección dedicada a los e-Sports.

Los torneos de videojuegos no son una práctica reservada a unos pocos países, sino que su popularidad se ha extendido por todo el mundo. De hecho, el próximo mes de abril se celebrará en Lima la Ragnarok Lan Party, en la que existe una sección específica que propone cinco torneos de videojuegos, y en los que presumiblemente algún afortunado se embolsará una considerable cantidad de dinero. ¿Quién dijo que jugar a los videojuegos fuese una pérdida de tiempo?